Hijo mío, ten confianza en mí.
Quiero darte lo que tú no tienes fuerzas para conseguirlo.
Rézame a mí, yo soy tu Madre.

                                                                             Plinio Corrêa de Oliveira

 

Artículo anteriorDonde los Reyes Magos anduvieron una vez…
Artículo siguienteRevista Heraldos del Evangelio. Año XIX. N.º 211. Febrero 2021

1 COMENTARIO

  1. Qué sublime y sapiencial… toda una lección pliniana tan breve y concisa sobre la relación filial y confiante que debemos tener con Nuestra Señora, reconociendo con humildad nuestras insuficiencias, fruto de la naturaleza humana decaída por el pecado original

DEJE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí