Historia para niños

La oveja, el cerdo y el barro

Un verano inclemente. «¡Dios mío, qué calor!», se quejan los animales de la granja. Los caballos tienen un andar perezoso; los asnos se empacan...

Un incendio en la selva

«¡Dios mío! ¡Qué tragedia! —se dijo Gabriel al ver cómo el incendio consumía cada vez más y más árboles y plantas—. ¿Quién podrá apagar...

Una buena Madre… ¡y una manzana!

«¡Manzanas! ¡Manzanas! ¡Mira qué manzanas! ¡De todos los tamaños: grandes, pequeñas, medianas! ¡Ricas y sabrosísimas! ¡Mira qué manzanas!», pregonaba Lucas. Pobre hombre. «¡Mira qué manzanas!»,...

El monje descuidado

Mientras los primeros rayos del sol asomaban discretamente, la campana del monasterio benedictino sonaba: ¡empezaba otro día de alabanza a Jesús! Poco a poco...

Correo angélico

Justo antes del amanecer, los pájaros ya se ponen a cantar, despertando al matrimonio Ziólek para otro día de oración y trabajo. ¡La plantación...

¡Benditas las estrellas que te vieron pequeñita!

«Existan lumbreras en el firmamento del cielo, para separar el día de la noche, para señalar las fiestas, los días y los años» (Gén 1, 14)....

¿Cuál es tu valor?

El sol ya se ha puesto. Nos encontramos en una gran ciudad moderna, en el cuarto piso de un edificio, en un ambiente común...

Considerando, desde las aguas, la sabiduría divina

En aguas tranquilas vivía una familia de ballenas, cuya especie se caracterizaba por ser ella peculiarmente longeva: alcanzaban la mayoría de edad a los...

El diario de un grano de trigo

Queridos amigos, hoy deseo contaros la historia de mi vida. Me llaman trigo, al igual que los innumerables miembros de mi familia. Todo empezó cuando...

La vela pretenciosa

Suena el grave tañido de las campanas: ¡talán, tolón, talán, tolón! Sus repiques invitan a los católicos a prepararse para el Santo Sacrificio, que...

El burrito más feliz de la Historia

Había pasado ya de la hora nona y el sol aún calentaba con fuerza la aldea de Betfagé, situada en las proximidades de Betania....

Una deliciosa sopa… ¡de piedra!

Terminada la guerra, unos soldados regresan a sus respectivos hogares, pero no en avión o a caballo, sino a pie. Al menos el trayecto...