Cruz santa, tesoro supremo que Jesús reserva a los privilegiados de su Corazón, quiero vivir contigo, morir contigo a ejemplo de mi Esposo muy amado; sí, quiero vivir y morir como crucificada. Padre celestial: «o padecer o morir».

Santa Isabel de la Trinidad

 

En la foto destacada: Santa Isabel de la Trinidad fotografiada en diciembre de 1902

 

Artículo anteriorLa luz de la esperanza en la resurrección
Artículo siguienteRevista Heraldos del Evangelio. Año XIX. N.º 221. Diciembre 2021

DEJE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí