Escudo y espada de la Santa Iglesia

0
149
San Miguel Arcángel – Iglesia de Santa María, Massachusetts (EE. UU.)

 

 

San Miguel comandó la lucha contra los demonios en el «prœlium magnum» y los precipitó en el Infierno. Este arcángel es, además, el jefe de los ángeles de la guarda de las personas y de las instituciones y, él mismo, el ángel de la guarda de la institución por excelencia: la Santa Iglesia Católica Apostólica Romana.

En él, por tanto, se concatenan dos misiones. Dios quiso servirse del príncipe de la milicia celestial como escudo contra el demonio e igualmente quiere que sea el escudo de los hombres y de la Santa Iglesia. Sin embargo, el arcángel también es espada: no se limita a defender, sino que derrota y precipita en el Infierno. Esa es la doble misión de San Miguel.

En la Edad Media era considerado el primero de los caballeros, el caballero celestial, leal, fuerte, puro y victorioso, como debe ser el caballero que pone toda su confianza en Dios y en la Virgen.

He aquí la figura admirable de San Miguel, a quien debemos considerar aliado nuestro en las luchas en defensa de la Iglesia Católica.

Plinio Corrêa de Oliveira

DEJE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí