Aún no hablaba, pero era el Consejero admirable;
no andaba, pero era el Dios fuerte, que movía el universo;
se presentaba indefenso ante los hombres y era el Hijo del Padre eterno, el Príncipe que establecería la paz en el mundo.

Mons. João Scognamiglio Clá Dias, EP
En la foto superior:
Niño Jesús de San José el Parlero,
Monasterio de la Encarnación, Ávila (España).
Foto: Timothy Ring

 

Artículo anteriorUn caramelo lleno de simbolismo
Artículo siguienteRevista Heraldos del Evangelio. Año XIX. N.º 210. Enero 2021

1 COMENTARIO

DEJE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí