Castidad: nuestro paraíso interior

2
160

Dios plantó en el interior del hombre otro «Edén», donde le proporcionaría una auténtica convivencia sobrenatural y le enseñaría a amar y ser amado.

 

San Miguel Arcángel pisando al demonio –
Casa de los Heraldos de Evangelio de Juiz de Fora (Brasil)

¡Qué sublime debió ser la vida del hombre en el paraíso terrenal! Podemos imaginarnos cómo de noble fue la naturaleza: las plantas, los ríos, los animales… ¡Qué espectáculo presentarían los pájaros al elevar hacia el cielo su canto! ¡Qué sabor perfecto poseerían los frutos de los árboles que allí había! ¡Cuán intensa sería la convivencia con los ángeles!

Sin embargo, el don más grande que Dios les concedió a nuestros primeros padres era, sin duda, las conversaciones que con ellos mantenía todos los días por la tarde a la hora de la brisa (cf. Gén 3, 8). El Señor creó al hombre y a la mujer para que convivieran con Él y deseaba, en esa convivencia, inundarlos de su amor. Con vistas a dicho objetivo sobrenatural los puso en el paraíso. Así, todas aquellas maravillas deberían ser para Adán y Eva la «escalera del amor» por la cual ascenderían hasta la visión beatífica, y el jardín del Edén, la «escuela de la caridad» donde aprenderían, ante todo, a amar y ser amados.

No obstante… ¡pecaron! Y el Altísimo, en su infinita justicia misericordiosa, los expulsó del paraíso y los despojó de gran parte de sus dones, de su dominio, de su ordenación natural… ¡Pero no los privó de su amor! Actuó como un padre que después de echarle una severa reprimenda a su hijo se dirige por la noche a la cama del pequeño con el fin de acariciarlo, mientras duerme, dando rienda suelta al cariño que la justicia le impide transmitirle enseguida, para no perjudicar su formación.

Si bien que el Creador expulsó al hombre del jardín que había plantado en el Edén (cf. Gén 3, 25), introdujo en el propio hombre otro «Edén», donde le proporcionaría una auténtica convivencia sobrenatural y le enseñaría a amar y ser amado. Este paraíso interior se llama castidad.

La escuela del verdadero amor es la lucha

¿De qué manera le enseña Dios al hombre a amar mediante la castidad? La explicación es sencilla, pero ha de ser comprendida en profundidad.

Es posible que algunos se planteen el siguiente problema: «¿Por qué Dios permite que los justos sean atormentados por los viles embates de la impureza? ¿Por qué deja que un lodo tan fétido se deslice y se escurra por el cristal de un alma pura?».

Para solucionar esta cuestión cabe añadir otra: «¿No fue igualmente horrible la entrada de un demonio en el paraíso?». Y, por increíble que parezca, la respuesta es: ¡No! Porque a partir del momento en que la historia de la Creación se definió como una guerra (cf. Ap 12, 7) el bien no alcanza toda su belleza sino cuando se pone en lucha contra el mal.

El gran San Miguel resplandecía de gloria en la contemplación de las maravillas que Dios les revelaba a los ángeles antes de la prueba. Pero ¿no se volvería aún más bello al defender el honor del Altísimo contra la arrogancia de Lucifer? ¿Acaso la Virgen se muestra en algo rebajada cuando se la representa pisando la cabeza de la serpiente? ¿Santa Juana de Arco brillaría de la misma forma si no tuviera el mérito de haber resistido en su fe en medio de un hatajo de traidores?

¿No estaría más en consonancia con la inmaculada virtud del rey San Luis morir en un lecho albo, en la sacralidad de un castillo medieval, asistido por sacerdotes y religiosos que encaminaran su alma hacia Dios? ¿Por qué dispuso la Providencia que expirara sobre las arenas paganas de Túnez? ¿No parecería vil que el Hombre Dios —oh supremo ejemplo— muriera como un bandido, casi desnudo, abandonado y ultrajado? ¿Por qué entonces la Redención se obró de ese modo?

Todos estos hechos ocurrieron tal como lo conocemos porque así era lo más bello. En efecto, el combate del justo contra el mal no lo rebaja, sino que lo ennoblece. Por eso la espada arrebata más cuando la empuña un guerrero que cuando está encerrada en un escaparate en las manos de un maniquí. Y por eso también la castidad se muestra más bella riñendo con el demonio, el mundo y la carne en el alma de alguien que está probado y tentado que reluciendo como un bibelot en un bebé.1

En el alma del hombre combatiente ella es como un horno que le enseña a dedicar a Dios un amor purificado, acrisolado, sin fingimientos ni intereses propios.2 ¡He aquí la castidad como «escuela del amor»!

En el paraíso la gran «lección de amar» que Dios dio al hombre fue, precisamente, permitir la tentación de la serpiente, prueba que no superó porque no amó. Si hubiera amado también habría combatido y vencido la torpe solicitud del enemigo. No existe, pues, amor sin disposición de luchar.

En las fotos de arriba: Santa Juana de Arco en combate, por Hermann Stilke – Museo del Hermitage, San Petersburgo (Rusia); Cristo crucificado – Casa de los Heraldos del Evangelio de Campo Grande (Brasil); San Luis en la batalla de Taillebourg, por Eugène Delacroix, Galería de las Batallas del Palacio de Versalles (Francia)

Sentirse amado por Dios: la recompensa de las almas puras

El santuario interior de nuestra castidad nos enseña, además, a ser amados por Dios y más dignos de ese amor desbordante. ¿Cómo?

Ciertos deleites naturales complacen tanto al hombre que parecen que tocan algo en su alma, por lo cual lo corporal y lo espiritual se unen en una armonía. Esos placeres son muy particulares y demasiado numerosos para listarlos aquí. Para unos podrá ser una determinada música; para otros, el contacto con el mar; para otros aún, una comida concreta o, tal vez, un sereno descanso.

En el fondo, la verdadera satisfacción que dan tales placeres consiste en que el individuo se sienta amado. De hecho, el hombre impío también puede deleitarse con todos esos gozos, pero jamás llegará a través de ellos a la conclusión de que es amado por Dios, pues los disfrutará con egoísmo, intemperancia y, en consecuencia, con peso de conciencia. El justo, por el contrario, incluso desde una trinchera, con frío y con hambre, enlodado y con la vida en peligro —si es la voluntad de la Divina Providencia—, por su templanza y castidad podrá pensar, tranquilo: «¡Dios me ha dado la gracia de luchar! ¡Cuánto soy amado por Él!».

Ningún placer lleva al hombre a sentirse amado por el Padre celestial si no ama y practica la castidad. El hombre casto, a su vez, incluso inmerso en las mayores pruebas, encontrará en su paraíso interior el torrente del cual beberá el amor de Dios y por eso seguirá su camino con la cabeza levantada (cf. Sal 109, 7).

Adán y Eva después de pecar – Catedral de Estrasburgo (Francia)

Si caemos, levantémonos cuanto antes

En este inmenso campo de batalla en que nos hallamos, necesitamos aprender a nunca dar oídos a la serpiente. Tarde o temprano irá a nuestro encuentro,3 mostrándonos su «poder»… Querrá, como hizo con Eva (cf. Gén 3, 1-6), ofrecernos el «conocimiento» o convencernos a degustar lo que está prohibido… Entonces ¡echemos fuera a esa maldita! La impureza de ninguna manera nos hará más sabios que la castidad y si rechazamos experimentar sus seducciones jamás nos arrepentiremos, como no nos arrepentiríamos de no haber probado el amargor de la hiel.

Ahora bien, hay una locura aún mayor que la de ensuciarse en el lodo de la impureza: no querer limpiarse después de ensuciarse. En efecto, existe en el hombre un acto reflejo por el cual tan pronto como algo le salpica la cara de inmediato trata de quitárselo; asimismo, siempre que alguien se resbala y se cae, la vergüenza lo impele a levantarse cuanto antes, permaneciendo lo menos posible en el suelo. Sin embargo, ¡qué terrible inversión! En el orden sobrenatural, con frecuencia, esos reflejos actúan de forma contraria: cuando la persona peca, la misma vergüenza le lleva a querer permanecer prostrada…

Para un hijo de la Virgen Santísima eso no debe ser así. Si el enemigo logró aflojar nuestra voluntad y nos llevó a practicar el mal, hagamos enseguida de esa voluntad una columna de hierro que aplaste a la serpiente y pongámonos de nuevo en la amistad con Dios.

En las fotos de arriba: Henri de La Rochejaquelein, por Pierre-Narcisse Guérin; el P. Walmir Bortoletto, sacerdote heraldo recientemente fallecido; retrato anónimo de San Luis Gonzaga niño

¡Amemos la castidad!

Después del pecado original, Dios colocó a los querubines de espada llameante para que guardaran la entrada del paraíso (cf. Gén 3, 24). Y no pensemos que el «paraíso interior» de cada uno de nosotros, nuestra castidad, esté menos custodiado. Tenemos a nuestro buen ángel de la guarda para defenderlo; basta que depositemos en sus manos la espada de fuego de nuestra radicalidad y piedad.

Sobre todo, no lo olvidemos: la Virgen nos ama con amor de predilección, y con esta misma predilección desea nuestra perseverancia y fidelidad. En medio a las luchas que la vida nos trae y aún nos traerá, procuremos oír su dulce voz que murmura en nuestros corazones: «Pelearé contra los que os atacan y guerrearé contra los que os hacen guerra. Seré yo misma vuestro escudo y armadura y os diré: “Yo soy vuestra salvación”. Entonces vuestra alma se alegrará y exultará, rodeada en mis brazos, y dirá: “¡Qué grande es el amor de mi Madre purísima; Ella desea todo el bien para su siervo!”» (cf. Sal 34, 1-3.9-10).

Como verdaderos heraldos de la castidad, lucharemos con valentía. Así, podremos contemplar el triunfo de la pureza y recibir el premio de nuestra fidelidad en el esplendor del Reino de María.

 

Notas

1 Sobre la lucha que el hombre debe emprender para conservar la castidad y cómo ésta agrada a Dios, afirma San Juan María Vianney: «La castidad de un alma es de mayor precio a los ojos de Dios que la de los ángeles, ya que los cristianos sólo pueden adquirir esta virtud luchando, mientras que los ángeles la tienen por naturaleza; los ángeles no deben luchar para conservarla, mientras que el cristiano se ve obligado a mantener consigo mismo una guerra constante. […] Cuanto más se desprende un alma de sí misma por la resistencia a las pasiones, más se acerca Dios y, por un venturoso retorno, más íntimamente se une Dios a ella: la contempla y la considera como su amantísima esposa, la hace objeto de sus más dulces complacencias y establece en su corazón su perpetua morada» (SAN JUAN BATISTA MARÍA VIANNEY. Vida y virtud. Homilías II. Madrid: RIALP, 2011, pp. 192-193).
2 Bien nos lo recuerda San Alfonso de Ligorio: «Dios permite las tentaciones para enriquecernos con méritos, como le dijo el ángel a Tobías: “Por lo mismo que eras acepto a Dios, fue necesario que la tentación o aflicción te probase” (Tob 12, 13). […] Por fuertes que sean las tentaciones del demonio, […] si no las queremos, no manchan el alma, sino que la hacen más pura, más fuerte y más querida de Dios» (SAN ALFONSO MARÍA DE LIGORIO. A prática do amor a Jesus Cristo. 7.ª ed. Aparecida: Santuário, 1996, p. 219).
3 Sobre esto, afirma el Santo Cura de Ars: «No carece de enemigos que se esfuercen por arrebatárnosla [la castidad]. Hasta podríamos decir que casi todo cuanto nos rodea está conspirando para robárnosla. El demonio es uno de los enemigos más temibles; viviendo él en medio de la hediondez de los vicios impuros y sabiendo que no hay pecado que tanto ultraje a Dios, y conociendo además lo agradable que es a Dios el alma pura, nos tiende toda clase de lazos para arrebatarnos esta virtud» (SAN JUAN BATISTA MARÍA VIANNEY, op. cit., p. 202).

 

2 COMENTARIOS

  1. Muy bueno el artículo hermana Mariana. Un abrazo desde Panamá. Mientras lo leía trataba de encontrar una definición de castidad, particularmente aplicada a nuestros tiempos para entenderla mejor. Probablemente el concepto mas cercano es el de impureza, “que son los actos denominados de como impuros”, nos ayudaría mucho un artículo sobre el tema.

DEJE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí