En una ocasión se le apareció el Señor Jesús y le pidió su corazón: «Dame, amada, tu corazón».

Ella se lo ofrece con alegría y le parece como si el Señor lo aplicara a su Corazón divino a semejanza de un canal que llegaba hasta la tierra. Por él derramaba generosamente las efusiones de su incontenible bondad y le decía: «Mira, en adelante me gozaré usando siempre tu corazón como un canal por el que a todos los que se dispongan con generosidad a recibir esa infusión de la gracia y te lo pidan con humildad y confianza, derramaré del torrente de mi melifluo Corazón desbordantes efluvios de consuelo divino».

Santa Gertrudis de Helfta
Legatus divinæ pietatis. L. III, c. 66.

 

En la foto destacada: Santa Gertrudis de Helfta – Iglesia de Nuestra Señora de la Gloria, Juiz de Fora (Brasil)

 

Artículo anteriorRevista Heraldos del Evangelio. Año XIX. N.º 220. Noviembre 2021
Artículo siguiente«Padre, ¿esto ya es el Cielo?»

DEJE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí