El título de «Buen Pastor» ha sido de los pocos que se atribuyó a sí mismo el propio Jesús (cf. Jn 10, 11). De hecho, «pasó haciendo el bien» (Hch 10, 38) durante su recorrido terrenal, hasta inmolarse por sus ovejas.

Pero si Cristo era tan amable, manso y humilde, ¿por qué empleó el látigo para expulsar a los mercaderes del Templo? ¿Por qué vituperó tantas veces a los fariseos, sacerdotes y ancianos? En fin, ¿por qué censuró a Pedro, llamándolo duramente «Satanás»? Sencillo: porque la Bondad encarnada también era la propia Verdad (cf. Jn 14, 6). Por lo tanto, le duela a quien le duela, para que triunfara el bien y la verdad, el Redentor no ahorró el látigo, ya fuera hecho de cordeles o de palabras…

Sin embargo, a menudo, frente a la iniquidad, el Señor prefirió mantenerse callado, como ante la impostura de Pilato. En situaciones extremas, se limitó a verter lágrimas al contemplar cómo Jerusalén lo rechazaba, o en el Getsemaní al lamentarse de la infidelidad de sus discípulos.

Este mes de febrero se conmemoran cuatrocientos años de la aprobación diocesana de las revelaciones de Nuestra Señora del Buen Suceso a la Madre Mariana de Jesús Torres en Quito, Ecuador. Tal mensaje prenunciaba un tiempo en el que un «mar inmundo» de impureza se extendería por las calles, la inocencia infantil prácticamente desaparecería y los sacerdotes perderían la «brújula divina»; no obstante, una pequeña grey conservaría la fe. Ese aparente diagnóstico de nuestros días nos invita a indagar: ¿cómo sería hoy la reacción de Jesús? ¿Usaría el látigo o el llanto? ¿O ambos?

Los santos son como rayos que emanan del Sol de la Justicia; recurramos a ellos para que nos iluminen. Santa Catalina de Siena, que impetró a Dios el don de las lágrimas, aunque fueran hechas de fuego, no titubeó, a ruegos del propio Jesús, en amonestar al Papa Urbano II con el látigo de la palabra —«¡sea enteramente viril!»— para que emprendiera la reforma eclesiástica. El Padre Pío, en cierta ocasión, al observar la iniquidad de algunos sacerdotes y su negligencia para con el Cuerpo de Cristo, también lloró e imprecó: «¡Carniceros!». Finalmente, la Santísima Virgen en La Salette aparecía en llantos manifestando severamente su inconformidad con el clero infiel, llamándolo «cloaca».

En este mes de la Cátedra de Pedro, Jesús bien podría preguntarle a cada fiel, sobre todo a los pastores: «¿Me amas?» Ojalá la respuesta sea afirmativa, pero ante todo sincera. Pedro naufragó justamente porque confió en sus propias fuerzas para atravesar las aguas. Y ¡ay de los pastores que se apacientan a sí mismos! (cf. Ez 34, 2). Peor aún, ¡ay del que, como «nuevo Judas», entrega el templo de Dios al diablo, vendiendo a las ovejas y protegiendo a los lobos!, como predijo el Beato Francisco Palau.

En estos tiempos, por tanto, en que la cizaña parece infectar completamente el trigo, es necesario confiar como María en la resurrección. Este es el verdadero «buen suceso»: la victoria del bien contra todas las apariencias.

Los evangelistas retratan a Jesús con látigo en ristre, con lágrimas en la cara e incluso mezclando saliva con barro para curar, pero nunca lo presentan sonriendo. ¿Por qué? Porque reservó su sonrisa para el final, cuando, encadenado el mal para siempre, la Iglesia brillará con toda la gloria que merece: toda bella, vigorosa y pura.

 

Nuestra Señora del Buen Suceso – Casa de formación Thabor,
Caieiras (Brasil

 

 

6 COMENTARIOS

  1. Extraordinario comentario! Con esta postura la Iglesia se puede resurgir, impresionante denuncia de aquellos que entregan las ovejas a los lobos.

  2. ¡Salve María!
    En efecto, Jesús subió a Jerusalén durante la Pascua y al entrar en el templo se quedó horrorizado. ¡Qué escena tan terrible debió contemplar para reaccionar así! ¡La casa de oración se había convertido en una cueva de ladrones!
    Sin duda, “le devoró el celo del templo de Dios, y las afrentas con que le afrentaban al Padre, cayeron sobre Él”.
    Muchos católicos sentimos esa misma “santa indignación” cuando vemos los templos de Dios ultrajados y convertidos plataformas de soflamas y reivindicaciones políticas, sociales o pasiones desenfrenadas…
    Como católico, me entristece decirlo pero, por desgracia, existen algunas iglesias donde se escuchan homilías que apelan a los sentimientos y a las ideologías de las personas, cambiando el “alabado sea Dios….” por el “quiero, siento, necesito…”, sustituyendo a Dios del centro para poner su “yo” en el Altar, dejando de ofrecer sacrificios a Dios para establecer cultos personales, ideológicos, mundanizados y, en todo caso, desordenados…
    Han “desalojado” a Dios de los templos, vaciándoles de significado sobrenatural y de sentido trascendental.
    Han “robado” la gloria a Dios para dársela al mundo.
    Han “desahuciado” a Dios de su Casa, expulsando la Verdad de sus corazones.
    Han transformado la alabanza a Dios en alabanza al hombre, han reemplazado la Palabra de Dios por palabras de hombres.
    Han corrompido la fe de Cristo para imponer una nueva moral cristiana del siglo XXI.
    Han construido una Iglesia-Mundo que se adecue a los tiempos, un templo que dé cabida a “mercaderes” que trafican con sus intereses.
    ¡Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros!

  3. La editorial inspiradísima!!!!! Nadie debe dejar de leerla !! Daría para hacer una reunión para analizarla !!!
    Es que no es solamente leer..si nos compenetramos con ella estaremos dando un paso más para estar a la altura de los sucesos!!

  4. Lamentablemente es así, desde la cabeza de la Iglesia y muchísimos de sus pastores nos están haciendo perder la confianza en las instituciones, muchos son los lobos disfrazados de ovejas que disimulan pastorear el rebaño que Cristo les dejó. Que Nuestra Santa Madre interceda por todos nosotros.

DEJE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí